Marina Caneve, Are They Rocks or Clouds? FW:Books & OTM, 2019

“Los desastres de la naturaleza son inevitables,
solo podemos aceptarlos”

Are They Rocks or Clouds? es una investigación territorial en los Dolomitas hecho en colaboración con el geólogo Emiliano Oddone y la antropóloga Annibale Salsa. A través de la interacción entre la observación, la memoria y la ciencia, este proyecto se acerca al territorio para revelar los riesgos de un evento catastrófico que ocurrirá en un futuro cercano. Con base en investigaciones de archivo y estudios geológicos de la catástrofe hidrogeológica de 1966, Marina Caneve y los científicos estiman que este evento puede volver a ocurrir 100 años después (en un período de 50 años a contar desde hoy). Se prevé que los daños estimados de esta catástrofe serán dos o tres veces mayores en comparación con los eventos trágicos anteriores.

El material de archivo privado y otras fotografías de paisajes realizadas durante un largo periodo de tiempo, crean un mapa científico muy complejo de un territorio en movimiento constantemente amenazado por la idea del desastre inminente. El proyecto documenta cómo los habitantes percibieron las catástrofes en el pasado y permite comunicar a través del arte la necesidad de introducir el conocimiento científico en el retrato del paisaje. Según los científicos, los desastres naturales tienen tiempos de retorno cíclicos. ¿Estamos preparados para enfrentar y enfrentar desastres ecológicos irreversibles?

El libro de fotografía que fue publicado con el mismo título en 2019 por el editor FW: Books, aborda lo inevitable con una alta sensibilidad y delicadeza. En las propias palabras de Marina Ceneve: “Como Amitav Ghosh escribe en The GreatDerangement, la naturaleza se ha entregado a la ciencia, quedando excluida de la cultura. No hemos llegado hasta aquí por un error: el abismo que hoy separa la naturaleza de la cultura es el resultado de uno de los impulsos originales de la modernidad. Se ha creado una división que ha llevado a la separación del arte de los problemas científicos y climáticos y del debate político y económico. Con el proyecto: Are They Rocks or Clouds?, el uso de la fotografía sirve al proceso de investigación interdisciplinaria, cuestionando su propia posición en relación con otros instrumentos de grabación. Los desastres naturales tienen tiempos de retorno cíclicos. ¿Estamos preparados para enfrentar y enfrentar desastres ecológicos irreversibles?

PUNTO DE FUGA conversa con Marina Caneve para conocer más en profundidad el proyecto fotográfico, su edición y el impacto de la investigación en nuestra percepción de ciclos de catástrofes en el medio ambiente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entrevista

P.D.F.: Querida Marina, PUNTO DE FUGA ha seguido la evolución de este trabajo, primero como un proyecto ficticio, luego como una exposición y ahora como un libro. Ha sido un largo trabajo de investigación sobre el tema de la catástrofe en el mundo natural y cómo la percibimos. ¿Cuál fue la intención inicial de esta investigación en los Dolomitas? ¿Cuándo decidiste que esto podría tener forma de libro?

M.C.: Comencé a trabajar en este proyecto entre 2015 y 2016, mientras estudiaba en la Royal Academy of Arts (Den Haag). Siempre me ha interesado cómo se estructura el conocimiento y, por lo tanto, cómo construimos como sociedades nuestro conocimiento de todo lo que influye en nuestra vida cotidiana. Por otro lado, debo admitir que las catástrofes me fascinan. Y eso, por dos razones: una es que creo que las catástrofes nos obligan a confrontar el curso no lineal de la vida, que, para mí, se asemeja a una visión mucho más realista y honesta de las cosas. En su forma trágica, las catástrofes son vehículos que nos muestran la magnificencia de la vida, generando una tensión visible entre la vida y la muerte. Por otro lado, no me interesa especialmente mostrar cuán poderosos son los desastres, cuán impresionantes son sus imágenes, sino más bien guiar mi discurso sobre la forma en que nos adaptamos a ellos. Siempre había escuchado historias de mi familia en torno a esos desastres naturales y de alguna manera estaba considerando regresar algún día a mi ciudad natal. Considerar esta posibilidad me indujo a pensar en el medio ambiente. Me di cuenta de que había una anomalía entre el hecho de que el área, pero toda Italia, está históricamente sujeta a riesgos hidrogeológicos y el hecho de que aún siguiéramos viviendo allí. Estaba realmente interesado en cómo podemos responder a nuestra vulnerabilidad.

P.D.F.: Has cofundado Calamita/à con Gianpaolo Arena. Si entiendo bien es una plataforma de investigación centrada en los temas de catástrofes, cambios drásticos en el paisaje, política y memoria. Un proyecto fascinante donde los fotógrafos se reúnen con científicos para confrontar esa idea de peligro inminente sobre el paisaje y quienes lo habitan. Estos trágicos eventos introducen una alteración irreversible en la topografía y en la naturaleza de las cosas. Como cualquier otro evento, puede documentarse, seguirse y fotografiarse con insistencia a través del tiempo, ya que el paisaje siempre guarda rastros de eventos dramáticos. ¿Qué pasó en los Territorios Vajont el 9 de octubre de 1963? ¿Y cómo has decidido abordar este evento visualmente?

MC: En la noche del 9 de octubre de 1963, hubo un enorme deslizamiento de tierra desprendido por la ladera de la montaña Toc (Toc en dialecto local significa podrido) que se sintió en el depósito artificial de la presa Vajont, la presa más alta del mundo en esa época. El deslizamiento de tierra provocó un tsunami y alrededor de 2000 personas perdieron la vida. Este evento toca intereses económicos, políticos y grandes injusticias que tuvieron un efecto prolongado después de la catástrofe misma.

Calamita / à fue mi primer intento de acercarme a este territorio, por allí crecí. Después de estudiar en Francia y comenzar a enfocarme en mi posición como artista, decidí volver a mi entorno para producir un trabajo relacionado con ese evento. Siempre me ha fascinado el Valle de Vajont y estaba animada por la curiosidad, necesitaba entender yo misma cómo sucedió ese evento, cómo influyó la catástrofe en un territorio tan próximo a mi lugar de nacimiento. Al principio, el proyecto fue un pretexto para profundizar en esta historia y luego se hizo cada vez más grande. Trabajar con Gianpaolo Arena y el grupo de artistas e investigadores en los que participamos ha sido realmente genial porque tuvimos la oportunidad de explorar muchos ángulos y detalles de esta historia trágica e injusta. Lo que realmente me gusta de Calamita / à es que todos tuvieron la oportunidad de entrar en detalles y crearse su propia historia sobre este evento. En realidad, Calamita / à como proyecto, se completa solo cuando todas estas historias se unen. Ninguno de nosotros tenía como objetivo hacer una historia global, todos buscamos un ángulo. El enfoque no gira en torno a la resolución de ningún enigma, es más bien la reunión de muchas historias que necesitan ser contadas.

P.D.F.: La maqueta es muy completa. Inicia con esta crónica: “En la provincia de Belluno, 3.678 km2, se han contado 6,000 deslizamientos de tierra. En este territorio inestable lo inusual parece haberse convertido en algo normal”. Las imágenes de archivo que se ven en las primeras páginas, registran varios deslizamientos de tierra e inundaciones, como heridas en el paisaje. ¿Cómo lograste construir una narrativa basada en este territorio inestable? ¿Asociaste la investigación científica, los registros históricos y las imágenes recientes en la secuencia para hacer una narración del libro o cómo procediste?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

M.C.: En la edición final, esta información aparece al final. Junto con Hans Gremmen, el diseñador y editor del libro, nos dimos cuenta de que realmente queríamos que el espectador experimentara el trabajo a través de imágenes y luego encontrara información puntual, por lo que lo trasladamos todo al final. Mientras abordaba estos temas asociados con el medio ambiente, descubrí con mi trabajo que muchas veces debemos ser lo suficientemente flexibles como para adaptar nuestra vida a cambios importantes. Una de mis mayores inspiraciones para hacer este trabajo ha sido The Great Derangement de Amitav Ghosh, donde señala la necesidad de producir una cultura que se ocupe del medio ambiente, de la política y de la economía. La solución más obvia para llegar a esto desde mi propio oficio sería la de fotografiar las secuelas de los desastres. Sin embargo, creo que los artistas pueden profundizar y encontrar otras cosas que contar. Teniendo esta idea en mente, comencé compulsivamente a recopilar material, archivos y datos científicos, no solo para ampliar mi conocimiento, sino también para comprender cómo las diferentes categorías de personas abordan el problema, cómo miran el medio ambiente, cómo reaccionan ante sus cambios.

Las montañas se generan y se forman a través de un proceso erosivo, eso es lo que he hecho con mi conocimiento pre del tema, trabajar quitando capas. Comencé a mirar el problema desde diferentes puntos de vista. La narrativa era una parte bastante importante del trabajo, tenía mucho material con tantas formas y funciones diferentes que me era necesario encontrar una forma de contar todo esto. Recuerdo que en el piso de mi casa-estudio en Ámsterdam había 4000 pequeñas impresiones de material de archivo. Estaba segura de que el material era relevante porque le daba perspectiva a la gente, pero me tomó un tiempo entender cómo darle un nuevo significado. Los archivos están organizados en un proceso narrativo que es una especie de oración, que lleva al espectador a la idea del riesgo, que solo existe cuando vivimos en un lugar y no cuando pasamos por ahí de vez en cuando. Después de mucho trabajar en ello decidí que la narración no se revelara a través de asociaciones visuales. Todo adquiere sentido una vez que el lector llega al final del libro.

Me gustan mucho las estructuras e índices en los libros, como una forma de organización de la información. En realidad, el índice no solo indexa o crea referencias, sino que también se refiere a otros títulos y expande la curiosidad y el conocimiento. Creo que todo el proceso estuvo bastante influenciado por esto.

P.D.F.: En un pequeño ensayo que escribiste, dices que estás fotografiando el territorio antes de que ocurra una catástrofe. ¿Cómo abordar la idea de un peligro inminente, una tragedia futura en términos de fotografía e investigación científica? ¿Puede la fotografía expresar la eventualidad de una catástrofe?

M.C.: Raffaele Vertaldi en un breve ensayo publicado en Domus 1034 sobre Are They Rocks or Clouds? dice que es una serie multifacética de fotografías que se beneficia de la indeterminación. Esa serie, por un lado, sustenta la poesía y, por otro, es el límite de la ciencia, todo sin sucumbir a la ambigüedad de uno o la presunción del otro, porque, como lo dice D. Graham Burnett: “las conclusiones deben, por regla general, ser tratadas con suspicacia”. Yo creo en una fotografía que no es un golpe en el estómago que, con inteligencia y voz más baja, te lleva a una idea de algo que creo, es relevante. Por lo tanto, explorar el tiempo antes de que ocurriera una catástrofe fue una combinación perfecta para mí. No estoy segura si realmente ocurrirá esta catástrofe, pero en realidad no importa. Como toda teoría, es solo una teoría. Lo que sí sé con certeza es que usar esta posible catástrofe futura como punto de partida está bien porque en los próximos años existirán catástrofes hidrogeológicas y mi trabajo trata sobre cómo construimos nuestros recuerdos culturales de estos eventos para hacer frente a con ellos en el futuro.

También puedo decirle que el proyecto comenzó después de descubrir la teoría de un geólogo que supone que la catástrofe hidrogeológica ocurrida en 1966 en las montañas Dolomitas se repetirá después de 100 años. Elaboró ​​esta idea de acuerdo con el análisis del paisaje y estudios históricos, apoyándose en la teoría de los períodos de retorno. Cuando descubrí esta teoría, estuve extremadamente sorprendida por el hecho de que el evento anterior ocurrió hace mucho tiempo (alrededor de 50 años) y se repetirá en un futuro que está bastante lejos (otros 50 años). Esta situación de tiempo me permitió mirar el tema a distancia, sin sentirme abrumada por la urgencia de documentar algo que acaba de suceder ni por alertar sobre algo que está por suceder. Mi trabajo se refiere a la construcción de un conocimiento del paisaje, en referencia a la memoria de los lugares, su representación técnica y científica, a las palabras clave que identifiqué como esenciales en la desestructuración del tema.

P.D.F.: Los archivos históricos contienen fotografías del caos ambiental no perfectamente compuestas. Pero la magnitud del daño y la urgencia de su registro las convierten en documentos invaluables, registros reales sin intención artística. ¿Cuál es la intención de las otras imágenes, las que estás haciendo? ¿Existe algún interés artístico y una visión crítica de los paisajes modernos como un entorno aún natural?

M.C.: Las imágenes que menciona pertenecen a una experiencia personal y muy subjetiva del paisaje, impulsada por el instinto, la investigación y la interpretación de los fenómenos estudiados. Creo que, como lo explica Timothy Morton en Dark Ecology, la naturaleza no es lo que está bajo el concreto, sino que construye nuestra relación con el medio ambiente. Las imágenes, en el proyecto, también pertenecen a categorías que establecí al investigar el tema. Es como una especie de sinfonía donde se establece una melodía donde el ritmo está marcado por palabras: destrucción, protección, representación, experiencia y resistencia

P.D.F.: ¿Describiría los territorios que ha estado fotografiando y compartiría más de su experiencia como fotógrafa? ¿Qué enfoque elegir y cómo crear un diálogo real con el territorio?

M.C.: Con mi práctica exploro una fotografía que no es descriptiva, sino que participa en el proceso de construcción del conocimiento de fenómenos y realidades que parecen demasiado grandes para ser representadas, y por lo tanto nos hacen vulnerables. Esto es central en mi investigación. Sin embargo, no estoy interesada en el conocimiento como resultado final, sino que es importante todo el proceso de cómo está estructurado nuestro conocimiento.

Busco una fotografía donde no exista una actitud pietista, sino que surja una empatía con el tema y con la idea de cómo desarrollamos nuestro conocimiento de los problemas ambientales que afectarán nuestras vidas. Elegí trabajar en este lugar específico porque despertó mi interés, ya que es un territorio de impactante belleza y gran peligro. La tensión que surge del diálogo entre estos dos aspectos del paisaje me llevó a mi investigación. Me fascinan estos paisajes increíbles, pero necesitamos entender cómo vivir con ellos. Deseo poder abordar cualquier lugar o tema con la misma distancia y empatía que tuve con este trabajo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

P.D.F.: Más allá de las consideraciones estéticas y científicas ¿hay alguna otra razón por la cual decidiste interrogar la identidad de un territorio inestable? ¿Cuáles son sus fotografías reveladoras de la esencia de ese lugar que ha estado documentando?

M.C.: Identidad es una palabra muy amplia, diría que mi trabajo se realiza en este lugar específico y teniendo en cuenta las especificidades de este lugar, pero al mismo tiempo pretende ser sobre cómo construimos nuestros recuerdos culturales e imágenes de catástrofes. Busca una manera de construir un discurso usando imágenes tomadas en el presente para trabajar sobre nuestro imaginario hacia el futuro.

P.D.F.: ¿Qué ha cambiado en términos de diseño, secuencia y concepto desde que hiciste la maqueta inicial con respecto al libro que publicó FW:Books? ¿Qué agregó lo publicado a tu reflexión?

M.C.: Hans Gremmen es el diseñador y editor. Cuando aceptó hacer mi libro, le dije que no necesitaba apegarse al diseño inicial de la maqueta y que estaba realmente abierto a las propuestas de diseño. Mirando el diseño original, se le ocurrió la ingeniosa idea de superponer las imágenes digitalmente y luego aplicar una fina capa de barniz sobre la de arriba. Esta acción muy simple transformó este proyecto en un libro real a mis ojos. Me gustó mucho su propuesta.

Otra cosa que Hans sugirió fue empaquetar todos los textos informativos al final del libro, que inicialmente aparecían a veces entre grupos de imágenes. Esto también fue muy importante para mantener la tensión entre las imágenes desde el principio hasta el final. Realmente me gusta la sensación de explorar el tema que al principio te encuentras y luego tener la posibilidad de encontrar la investigación que me acompañó mientras lo hacía. Creo que, de esta manera, puede ser leído por diferentes audiencias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

P.D.F.: Pregunto esto porque el libro final parece tener una especie de “documento de investigación científica” que en tu primera maqueta parece haber sido interpretado visualmente. ¿Todavía hay una superposición de imágenes pasadas y presentes y una secuencia con imágenes de diferentes estilos? ¿Cuál fue el propósito de esta secuencia compleja y fascinante que creaste? ¿Es una manera de traducir la idea de memoria de un territorio cambiante con un formato gráfico plano de un libro?

M.C.: En el libro resultante, las imágenes de archivo en cierto punto desaparecen del fondo y luego aparecen de nuevo al final, pero con un significado completamente diferente. Las imágenes al principio invitan al espectador a tener una experiencia del problema cuando ocurre, como habitantes de la historia, luego desaparecen dejando espacio al presente. Al final, aparece nuevamente una imagen de archivo. Es una imagen de buenos deseos para el futuro, colocada allí con la intención de encubrir mis pensamientos sobre la construcción de una forma de mirar el medio ambiente.

P.D.F.: En la última edición del libro, ¿todavía tenemos la presencia de pequeñas citas que señalan elementos específicos de reflexión sobre el caos, la tragedia en el paisaje y los datos científicos que identifican mejor el territorio que estamos viendo?

M.C.: Sí, están al final del libro y son como una frase compleja. Esta acumulación de citas fue hecha pensando en las conclusiones estructurales del libro. En otras palabras, los textos pequeños están ahí para mirar hacia atrás en el cuerpo principal del trabajo, las imágenes, y permitir a los espectadores asimilarlo todo y crear una sensación de equilibrio.

P.D.F.: El geólogo Emiliano Oddone escribió las siguientes palabras sobre las montañas en The Gravity of Beauty: “En las montañas, hay signos generalizados de deslizamientos de tierra algo recientes. Las fisuras, nichos y escarpas marcan las áreas donde ocurrió el desprendimiento”. Podríamos ir más allá al decir que las rocas mantienen rastros de una actividad geológica. Su composición cuenta la historia de los movimientos telúricos y la actividad principal de la tierra. ¿Qué hay de las nubes? ¿Por qué llamar a su proyecto: son rocas o nubes? ¿No son estas dos formaciones totalmente opuestas en esencia?

M.C.: Hay diferencias y similitudes entre rocas y nubes. Las rocas y las nubes son esencialmente opuestas en términos de densidad y materia, pero también son bastante similares en su esencia, en su naturaleza interna se puede encubrir la belleza y también son un peligro. Por lo tanto, decidí asimilarlas. Tomé prestada esta oración de Dino Buzzati Le Montagne di Vetro (1956). Aunque Buzzati le da un significado completamente diferente a esta idea, centrándose principalmente en la belleza de ambos elementos. También me gusta usar esta pregunta porque todo mi trabajo se trata de cómo construimos nuestro conocimiento de los eventos más grandes que suceden a nuestro alrededor, por lo que también se trata de interrogar este tipo de realidades y percepciones de la materia.

P.D.F.: Estamos ante un cambio climático evidente que está transformando el comportamiento de la naturaleza y está llevando al ser humano a un riesgo peligroso, el de su propia extinción. ¿Cuál es su opinión sobre este asunto? ¿Hay alguna película, proyecto fotográfico o escrito que recomiende al respecto?

M.C.: Debo decir que estoy principalmente interesada en una fotografía (pero el arte se extendió a la cultura) que le da espacio a la imaginación, al mismo tiempo que intento estar estrictamente conectado con temas reales. ¿Especialmente para son rocas o nubes? Encuentro muy inspirador el trabajo de Rosa Barba y especialmente su película The Empirical Effect (2010), un proyecto de ficción realizado en las laderas del volcán Vesubio. El volcán es en este proyecto protagonista y metáfora de las complejas relaciones entre la sociedad y la política en Italia puede extenderse ampliamente a una reflexión sobre la sociedad contemporánea. En estos días, especialmente, recomendaría leer Spillover de David Quammen, un viaje por todo el mundo para rastrear los orígenes de las epidemias y pandemias humanas. Otro que siempre será mi favorito: Violent Legacies de Richard Misrach. En cuanto a la lectura pienso en Dead Cities de Mike Davis y Staying with the Trouble de Donna Haraway.

Texto:

Are They Documents or Poems?
Por Taco Hidde Bakker

En Sketches Here and There (Bocetos aquí y allá), la segunda parte de la obra maestra de escritura de la naturaleza de Aldo Leopold, A Sand County Almanac (1949), hay un boceto llamado Thinking Like a Mountain (Pensar como una montaña). Este ejercicio de pensamiento se refiere a una forma de vida de acuerdo con la naturaleza en lugar de correr contra sus corrientes o ignorar sus sutiles señales de advertencia. O, para decirlo románticamente, pensar como una montaña significa vivir en armonía con la naturaleza y percibir las cosas de cerca y de lejos al mismo tiempo, siempre en el marco de relaciones e interdependencias.

Leopold escribe: “Todos nos esforzamos por la seguridad, la prosperidad, la comodidad, la larga vida y el aburrimiento. El venado lucha con sus piernas flexibles, el vaquero con la trampa y el veneno, el estadista con la pluma, la mayoría de nosotros con máquinas, votos y dólares, pero todo se trata de lo mismo: obtener paz en nuestro tiempo. Una medida de éxito en esto es suficiente, y tal vez sea un requisito para el pensamiento objetivo, pero demasiada seguridad parece ser un peligro a largo plazo.”

¿Qué saben las montañas de lo que nosotros no sabemos? ¿Cómo piensa una montaña? ¿Cómo podríamos aprender a pensar como una montaña? En primer lugar, creo, significaría pasar mucho tiempo en y con la naturaleza, la naturaleza entendida como aquellos lugares relativamente salvajes que no son áreas sub-urbanas ni zonas agrícolas altamente industrializadas. Sin embargo, la naturaleza intacta o apenas tocada con modestia parece estar cada vez más fuera del alcance del habitante híper-moderno que busca vivir en la jungla de hormigón y asfalto. Con el desapego de la naturaleza no industrializada viene una forma de pensar fuera de tono con el tipo de naturaleza que no se deja dominar por la inteligencia humana y el poder tecnológico. “En lo salvaje está la salvación del mundo”, escribió Henri David Thoreau, ese otro maestro de la escritura de la naturaleza. Pensar como una montaña también podría ser una forma de pensar, entonces, eso no se puede lograr nunca encontrando la naturaleza por derecho propio.

Pero es exactamente la industrialización de la sociedad lo que permitió a los humanos incursionar en áreas previamente consideradas demasiado riesgosas para la densa población humana. A través de la confianza depositada en proyectos de ingeniería a gran escala, la humanidad ha logrado expandirse a áreas de alto riesgo previamente consideradas. En los Países Bajos, por ejemplo, la conurbación masiva que se extiende por las provincias occidentales de Holanda Septentrional y Holanda Meridional se sustenta en una intrincada red de gestión del agua, que con el tiempo se ha vuelto cada vez más sofisticada tecnológicamente hablando. En la provincia menos poblada de Zelanda, primero tuvo que ocurrir un desastre antes de que el gobierno federal decidiera financiar la construcción de las llamadas Delta Works, un proyecto que comprende una red de presas, esclusas, diques y barreras contra tormentas para prevenir otra catástrofe de inundaciones a gran escala como la inundación del Mar del Norte de 1953, que dejó 2551 personas y más de 30,000 animales muertos en los Países Bajos, Bélgica y el Reino Unido.

La fe generalizada en la tecnología moderna y su empleo en áreas de riesgo para la vivienda humana ha reducido el riesgo de muertes, sin embargo, este sistema rígido requiere monitoreo, observación, cálculo, mantenimiento y revisión continuos. Una definición temprana de este procedimiento ha sido explicada en los siguientes términos: “determinar por cálculo, estimar por medios matemáticos”. Más tarde, la definición arrojó una red más amplia: “planear, idear con un propósito, una intención. En última instancia, el cálculo del sustantivo latino se refiere a un guijarro utilizado como contador de cálculo, y posiblemente también se relaciona con el calcáreo (piedra caliza) del que deriva la tiza. Por lo tanto, vivir en áreas de riesgo se informa, calcula los riesgos y decide si se arriesga. La pregunta sigue siendo hasta qué punto esta es una forma de vivir contra la naturaleza (confiando en el cálculo para predecir sus fuerzas posiblemente mortales) o aún de acuerdo con ella (ya que cuando está bien ejecutada y monitoreada, reconoce casi perfectamente con la fuerza poderosa de la naturaleza, si se trata de inundaciones, deslizamientos de tierra, terremotos, etc.).

“Hay muchas maneras de morir en las montañas”, escribe Robert Macfarlane en su libro Mountains of the Mind (2003), “hay muerte por congelación, muerte por caída, muerte por avalancha, muerte por hambre, muerte por agotamiento, muerte por caída de rocas, muerte por caída de hielo y muerte por la agresión invisible del mal de altura, que puede causar edema cerebral o pulmonar”. Al repetir la palabra “muerte” tantas veces, Macfarlane enfatiza la gravedad de los múltiples peligros de las montañas. Sin embargo, estos peligros también atraen y fascinan a las personas, y quizás sea sobre todo el aventurero montañero que subestima los peligros debido a que está hechizado por la (imagen ideal de) la montaña.

La tecnología sirve tanto al habitante como al visitante de las montañas. El habitante actual necesita confiar en redes confiables de observación, cálculo y predicción. Los habitantes tradicionales de las montañas deben haber aprendido los peligros de la naturaleza, principalmente por la experiencia que se acumula de generación en generación y el aprendizaje que viene por el ensayo prueba y error. Este tipo de conocimiento culto y práctico no se transmite particularmente bien a los modernos cegados por su lógica de ciencia y tecnología de alta tecnología. Los desastres pueden ejercer un efecto de “curación” en la medida en que enseña humildad y asombro frente al poder de las montañas y las fuerzas subterráneas que los originaron en primer lugar. La sensación de ser pequeño entre las montañas y la necesidad de respetar la atracción de la gravedad, acelerada por la montaña cada vez que algo cae o comienza a deslizarse, toca lo sublime. No hay nada romántico en ser asombrado por las montañas, siempre y cuando uno no permanezca seguro a distancia.

La montaña como metáfora es poesía, mientras que la montaña reconocida como una fuente real de peligro alude al documental, para el cual se deben reunir pruebas para explicar el seguimiento de su movimiento, o los testimonios que se recopilarán después de un accidente o una catástrofe). Are They Rocks or Clouds? de Marina Caneve oscila entre el documental y el modo poético. En su trabajo ella de ninguna manera se dispuso a documentar un determinado evento (potencialmente catastrófico), ni a recopilar pruebas de ello ni a probar una determinada tesis. Han ocurrido eventos, están ocurriendo (a menudo apenas visibles), o ocurrirán en un futuro incalculable y Caneve enmarca estas modulaciones temporales que se han vuelto casi insondables para la mente moderna. Las montañas y los deslizamientos de tierra son una expresión del tiempo profundo en lugar de la felicidad eterna ahora que muchos urbanitas viven o quieren vivir.

Empleando una herramienta que se ha convertido en paradigmática para una visión del mundo fresca y distante (quizás incluso científica), Caneve dirige su cámara hacia los paisajes de su juventud y hacia las personas que viven en las montañas y con ellas, y que conocen perfectamente bien los peligros inherentes de vivir en tal ambiente. Es esta vulnerabilidad la que es tan difícil de documentar e imaginar para una audiencia no montañosa, para aquellos modernos que han olvidado “cómo pensar como una montaña”. Para Caneve, la relación a esta vulnerabilidad se reduce a “formas de ver físicamente y formas de imaginarla”, como había escrito en las notas que compartió conmigo. Ella relaciona imágenes tanto con la evidencia como con la intuición.

El fotógrafo y filósofo de fotografía holandés Oscar van Alphen (1923-2010) escribió una vez sabiamente que “algunas personas ven poesía en la fotografía, algunos un documento y otros simplemente ven el arte. Sin embargo, ella no pertenece a ninguna de estas manifestaciones. Su fotografía es exactamente lo que le falta para ser otra cosa, es la ausencia misma, la ausencia de sustancia “. Un poema no aspira al análisis, a la explicación ni a señalar y condenar al culpable, sino que inspira temor e invita al lector o espectador a reflexionar sobre la catástrofe en el entrelazamiento radical de la naturaleza y la cultura, así como su interdependencia mutua. Para comprender esa poesía fotográfica quizás debamos desarrollar un nuevo vocabulario y nuevos medios de expresión. Ninguna documentación, por exhaustiva que sea, podrá resolver el enigma de la división entre naturaleza y cultura. La poesía es la roca dura indestructible de la montaña tan bien como la nube lanuda que se cierne sobre ellas. ¿Son rocas o nubes? ¿Son verdad o son producto de un sueño? Estas palabras de Dino Buzzati, que inspiraron a Caneve por el título de sus exploraciones poético-documentales, de una de sus historias sobre el mundo alpino, Le Montagne di Vetro (La montaña de cristal), expresan perfectamente la confusión de lo real y lo imaginativo. En la calamidad de la catástrofe, cualquier distinción entre la fuerza de la naturaleza y el hervor de la cultura se suspende.

Web.
http://www.marinacaneve.com

CALAMITA/À
https://calamitaproject.com

Libro:
Marina Caneve, Are They Rocks or Clouds? FW: Books, 2019
https://fw-books.nl/product/marina-caneve-are-they-rocks-or-clouds/

“I am convinced that the future is lost somewhere in the dumps of the non-historical past; it is in yesterday’s newspapers, in the jejune advertisements of science-fiction movies, in the false mirror of our rejected dream. Time transforms metaphors into things, it piles them in cold storage rooms or places them in the celestial playing fields of our suburbs. I had wandered in an imaginary world which not even I could clearly imagine. That zero panorama seemed to contain ruins in reverse, that is – all the new construction that would eventually be built.”
“Estoy convencido de que el futuro se pierde en algún lugar residual del pasado no histórico; está en los periódicos de ayer, en los anuncios de películas de ciencia ficción en el yeyuno, en el falso espejo de nuestro sueño rechazado. El tiempo transforma las metáforas en cosas, las acumula en cámaras frigoríficas o las pone en los campos de juego celestiales de nuestros suburbios. Había vagado por un mundo imaginario que ni siquiera yo podía imaginar claramente. Ese panorama cero parecía contener ruinas en reversa, es decir, toda la nueva construcción que eventualmente se construiría.”
Robert Smithson, The Monuments of Passaic, University of California Press, 1996

Este libro aborda la historia de los eventos hidrogeológicos en las montañas Dolomitas y, en términos más generales, cómo se forman nuestros recuerdos culturales de tales incidentes. La publicación explora cómo la habitación humana persiste en lugares que han establecido patrones de deslizamientos de tierra, inundaciones y otras posibles catástrofes. El trabajo comprende una combinación de investigación y archivos de imágenes, textos y fotografías recientes entrelazadas para abordar los temas de Destrucción, Protección, Experiencia y Resiliencia en áreas con ciclos de vulnerabilidad humana de siglos de duración ante desastres naturales. Are They Rocks or Clouds? equilibra la información, la historia y el placer visual a medida que se le pide al lector que confronte los riesgos que tomamos, como humanos, en nuestro esfuerzo por vivir cómodamente y al mismo tiempo empujando los límites de cómo interactuamos con el mundo natural.

Biografía

Marina Caneve es una artista visual italiana nacida en Belluno en 1988. Estudió fotografía en la Royal Academy of Arts, KABK, en Den Haag. También estudió y trabajó en París, Lausana y Venecia. En 2019, Caneve comenzó a enseñar en el Master IUAV en Fotografía de la Universidad IUAV en Venecia. En su serie 1KM (2012-2014), Bridges are Beautiful (2015- …), Motherboard, Vajont (2013- …) y Are They Rocks or Clouds? (2015-2019), la fotografía interactúa con muchas otras disciplinas como la ciencia y la investigación de archivos. A través de las fotografías, Marina Caneve se acerca al paisaje en términos de una probable transformación irreversible. Los trágicos desastres geológicos son solo algunas de las fuentes de inspiración como una nueva forma de leer el comportamiento de las fuerzas de la naturaleza.

Es cofundadora de CALAMITA / Á, una plataforma de investigación centrada en temas de catástrofes, cambios, recuerdos y política. CALAMITA / Á nace investigando la historia de Vajont (1963) e involucra a un grupo de artistas internacionales. En 2016, fue curadora de la publicación The Walking Mountain.

En 2018, fue galardonada con el Premio Giovane Fotografía italiana en Fotografía Europea (Reggio Emilia) y luego Lesley A. Martin premiaron su trabajo: Are They Rock sor Clouds? con el Premio Corttona On The Move Dummy Archivi. Gracias a estos premios y la colaboración con Hans Gremmen y Taco Hidde Bakker, su primer libro de fotografía fue publicado por Fw: Books. En 2019, Rob Hornstra eligió este libro como uno de los favoritos del año. En 2019 Caneve fue nominado para el C/O Berlin Premio Talento y Premio Gabriele Basilico de Arquitectura y Fotografía de Paisaje.

El trabajo de Caneve se exhibió internacionalmente en exposiciones individuales y colectivas en instituciones como como Fotohof, Bienal de Venecia, Fondazione Francesco Fabbri, MAR Ravenna, Cortona en el Move, Fotografia Europea Reggio Emilia, Fondazione Bevilacqua la Masa, Melkweg, galería Matéria, SiFest y Fondazione Benetton.

Actualmente está trabajando en un proyecto sobre arquitectura moderna italiana encargado por MUFOCO y el Ministerio de Cultura italiano y una nueva investigación encargada por el Museo Nacional de la montaña en Turín.

Editor:
https://fw-books.nl/product/marina-caneve-are-they-rocks-or-clouds/

Landscape Stories Magazine:
http://magazine.landscapestories.net/en/archive/2019/archive/projects/marina-caneve

Bookstore:
https://leporello-books.com/en/prodotto/are-they-rocks-or-clouds/

 

A %d blogueros les gusta esto: