Lele Saveri, Barricades, Pau Wau Publications 2017 & Humboldt Books 2019

“La entrada de la Universidad Politécnica de Hong Kong se abría como una herida negra sobre el ladrillo rojo. Sobre la escalinata de acceso, un amasijo de hierros deformados, cristales rotos y sillas a medio calcinar dejaban clara la intensidad del choque. Cócteles molotov a punto para su uso. Paraguas de todos los colores. Botellas, cascotes, un extintor. Cascos, guantes, gafas protectoras esparcidos por el suelo. Ceniza y polvo. Moscas revoloteando. Un olor de comida putrefacta llegaba a ráfagas. Sobre la destrucción y un silencio casi de cementerio, un único objeto intacto: una banderola borgoña y gualda daba aún la bienvenida a la 25ª reunión de antiguos alumnos y claustro”.
Macarena Vidal Liy, Hong Kong, Crónica de una rebelión, El País, 27/12/2019.

En el otoño de 2014, el gobierno chino anunció una serie de reformas políticas que le daban a los políticos chinos el poder de escoger qué candidatos podrían postularse para los puestos más poderosos de la ciudad, comprometiendo la gobernanza democrática de Hong Kong. Esa intervención política no solo condujo al levantamiento de estudiantes y ciudadanos en las calles, provocando el bloqueo de las carreteras claves y ocupando zonas como Central, Admiralty, Mong Kok, Causeway Bay y otros vecindarios durante varios meses, también contribuyó a la creación uno de los más importantes movimientos de oposición política del país.

Desde la cesión de Hong Kong a China por los británicos en julio de 1997, la población de Hong Kong y sus líderes políticos han estado luchando para preservar un modelo de democracia participativa y un sistema económico libre sin el control de la China continental después de que se terminaran 156 años de dominio colonial británico en la ciudad. El 24 de noviembre, esa labor de defensa de la democracia se tradujo en un cambio político. El 70% de una ciudad de 7,4 millones de habitantes, acudió a las urnas en una elección municipal para votar por el rechazo a esas políticas intervención. La votación en torno a las reformas democráticas se había convertido en un referéndum a favor o en contra de los manifestantes por un lado y del comportamiento del gobierno autónomo y sus fuerzas de seguridad por el otro dio un giro en la política de esa ciudad. El resultado fue rotundo. La oposición obtuvo por primera vez, una votación masiva. Barrió el número de concejales con 392 de ellos en contra de las reformas chinas frente a 60 pro-chinos.

Lele Saveri estaba en Hong Kong en octubre 2014 cuando miles de personas, guiadas por un grupo de estudiantes, salieron a las calles para manifestarse en contra de la reforma electoral. El movimiento que se conocería como el Movimiento de los Paraguas estaba en marcha. Al presenciar esas revueltas, el fotógrafo decidió moverse por las calles, entrar en contacto con personas, tomar fotografías día y noche, para documentar los sucesos. Fueron sin duda las barricadas, esas grandes estructuras de objetos recolectados en el espacio urbano utilizadas como cercas temporales, las estructuras que más lo marcaron. Pronto estas construcciones temporales se convertirían en el símbolo de la determinación y resistencia de los manifestantes, la representación de una protesta que continúa hasta nuestros días.

Publicado por Humboldt Books en septiembre de 2019 con un texto del líder del movimiento Joshua Wong, el libro Barricades del fotógrafo Lele Saveri, cuenta la génesis de una lucha por la democratización y la emancipación, y una defensa contra la opresión política. Esta edición llegó después del éxito que obtuvo la primera publicación de artista con el mismo nombre, hecha a mano y publicada en 50 copias por la editorial con sede en Nueva York Pau Wau en 2017. PUNTO DE FUGA quiso saber de primera mano cuál fue el contexto de tales protestas y cómo Lele Saveri retrató estas manifestaciones. Esto fue lo que nos dijo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entrevista

P.D.F.: Lele, estabas visitando Hong Kong en octubre de 2014 durante un momento histórico. El Movimiento de los Paraguas se estaba consolidando y los manifestantes habían estado tomando las calles por cualquier medio que pudieran encontrar para alzar su voz contra las reformas democráticas del gobierno chino. En palabras de Loring Knoblauch, el escritor que publicó una breve entrevista contigo sobre Barricades, describe muy bien el contenido de este libro: “una obra que registra las montañas de objetos disponibles utilizados por los manifestantes para obstruir las calles durante las manifestaciones. Se ven cercas de control de multitudes metálicas, andamios de construcción de bambú, botes de basura municipales y embalajes de madera y un sinnúmero de objetos más. Al desorden urbano se agregaron paletas con enormes rocas, lonas de plástico, gruesas cadenas de metal e incluso se usaron largos rollos de plástico para atar las cosas en nudos imposiblemente densos.” ¿Cómo puedes describir el ambiente de protesta en Hong Kong durante esos días? ¿Decidiste entrar al movimiento para retratarlo desde adentro o cómo te acercaste a este momento histórico?

L.S.: Me encontraba en Hong Kong en ese momento por una coincidencia. Estaba realizando una serie de talleres sobre autoedición, principalmente con adolescentes. Llegué a la ciudad solo unos días después de que comenzara la protesta. Mi enfoque a las protestas se hizo principalmente desde dentro. Comencé a ir a los sitios ocupados con los jóvenes a los que les estaba enseñando esos talleres. Eso me ayudó a comprender los aspectos y las intenciones de la protesta desde su perspectiva.

P.D.F.: Una vez que te familiarizaste con los antecedentes políticos y los actores involucrados en las protestas, ¿cuánto tiempo te llevó tener un retrato de ese movimiento político? ¿Cuándo decidiste que estabas listo para dar un paso atrás y trabajar en el material fotográfico para hacer el primer libro?

L.S.: Había decidido desde el principio que no iba a hacer nada con el material hasta que terminara la urgencia de la protesta. No estaba interesado en producir una noticia ni que mis fotografías fueran tomadas por los medios de comunicación. Mi interés estaba más en mostrar la oposición a una de las superpotencias del mundo hecha por un grupo de jóvenes resistentes, unificados, pacíficos, organizados y persistentes. Casualmente, de nuevo, imprimimos el libro solo unas semanas antes del comienzo de una protesta mucho más grande que siguió en 2019, que vio a los mismos jóvenes, esta vez organizados de una manera muy diferente, con energías diferentes y tácticas mucho más militantes.

P.D.F.: ¿Por qué decidiste que harías fotografías de barricadas principalmente? ¿Fue este un elemento propio a las protestas en Hong Kong, diferente de otras barricadas que hayas visto o fue algo que decidiste integrar cuando decidiste publicar su trabajo con Pau Wau en 2017?

L.S.: para mi era claro que las barricadas eran el tema principal más o menos desde principio. Vi la primera en mi camino hacia la ciudad desde el aeropuerto, mientras estaba atrapado en el tráfico. Una vez que pasé más tiempo recorriendo las áreas ocupadas, me di cuenta de que estas estructuras estaban siendo constantemente desmanteladas por la policía durante el día y reconstruidas por los manifestantes por la noche. También me sentí cercano a su naturaleza de bricolaje y al hecho de que no pretendían tener un propósito estético, sino uno más práctico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

P.D.F.: La primera edición de ese libro es bastante impresionante. Parece un manifiesto de protesta muy bien fabricado sin ningún texto específico o ninguna referencia directa al contexto en el que se tomaron las imágenes. ¿Cómo llegaste con el editor a la versión definitiva de un libro publicado en solo 50 copias con una encuadernación en japonés, 21 fotografías impresas en páginas dobles y el uso de un sobre Tyvek con el título y tu nombre impreso en el exterior? ¿Querías hacer una declaración más universal sobre la protesta con este diseño?

L.S.: Absolutamente. Trabajé junto con Pau Wau, una editorial que conocía bien. Brian Lamotte, el diseñador, entendió el espíritu del proyecto y quería mantenerlo limitado por esa razón. Es importante señalar que también había fotos impresas en las páginas interiores, y que los lectores tenían que arrancar físicamente cada página para verlas todas, como una forma de hacer que el espectador sintiera la destrucción en el contexto de la protesta.

P.D.F.: Este trabajo tiene la particularidad de haber sido editado y publicado dos veces por dos editoriales diferentes: Pau Wau en 2017 y Humboldt Books en 2019. Los dos libros son muy interesantes, pero son bastante diferentes en su forma y contenido. Escuché que Francesca Biagiotti trabajó en el diseño de la segunda versión. Esa versión asocia imágenes en blanco y negro que contienen retratos de jóvenes manifestantes con fotografías de barricadas hechas a color. Este diseño no usa siempre los mismos tamaños para las imágenes. ¿Puede contarnos más sobre ambos procesos de edición para las dos versiones de este trabajo? ¿Por qué decidiste integrar esos cambios en la forma en la segunda edición de Barricades y acudir a esta nueva editorial?

L.S.: Quería tener una visión más completa del proyecto, sin abrumar al espectador. Había visto el trabajo de Humboldt Books y confiaba mucho en ellos, así que pedí proponer un diseño. La mayor parte era más o menos como lo ves ahora, con solo algunos pequeños cambios. Francesca Biagiotti y Giovanna Silva hicieron un gran trabajo de reflexión y de edición muy cuidadoso y muy inteligente.

P.D.F.: Cuéntanos más sobre la secuencia de imágenes en el segundo libro. ¿Hubo alguna necesidad específica de crear una narrativa en torno a este trabajo documental para dar una impresión más dinámica de la protesta y su propia presencia en Hong Kong?

L.S.: Sí, la intención era exactamente crear una narrativa dinámica. Comienza con formatos pequeños en blanco y negro y conforme pasan las páginas la protesta se hace más grande y cambia a color en el centro, luego vuelve a ser más pequeña don imágenes en blanco y negro. Esto representa de alguna manera la forma en que comenzó y terminó la protesta, desafortunadamente de una manera más tranquila y gris, muriendo en silencio.

P.D.F: El catálogo del editor dice esto sobre tu trabajo: “Las barricadas, colocadas con cercas temporales y varios objetos fueron escogidas por Lele Saveri en virtud de su estructura. Se convirtieron en el símbolo de la determinación y resistencia de los manifestantes, la imagen de una protesta que no se agota en una sola temporada pero que sigue viva”. Las imágenes que vemos en las dos versiones de Barricades hacen que la protesta se vuelva más escultórica y menos periodística, lo que le da al levantamiento un elemento simbólico que nos permite identificar la esencia del movimiento: una confrontación pública con las autoridades en un entorno urbano preciso. Has decidido mostrar estas imágenes en lugar de trabajar en un registro más violento de la confrontación. ¿Por qué?

L.S.: El ambiente general de la protesta fue muy pacífico, al menos en 2014, pero también fue algo muy fuerte y poderoso. Los manifestantes se mantuvieron de pie y conservaron gran parte de su territorio. Fue la primera vez que experimenté el poder de una protesta pacífica. Crecí en Roma y ​​cuando era joven. me encontraba a menudo en protestas lideradas por movimientos anarquistas y antifascistas, donde la táctica tiende a ser mucho más agresiva y disruptiva. Este aspecto pacífico me sorprendió.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

P.D.F.: ¿Esto libros son monumentos, manuales para manifestantes, manifiesto o cómo describirías?

L.S.: Realmente no siento que no sean ninguno de esos. Son más mi retrato de un momento de la historia, hecho con la esperanza de que posiblemente pueda inspirar a otros jóvenes a organizarse y oponerse a la injusticia.

P.D.F.: Millones de estudiantes y ciudadanos en Hong Kong todavía protestan contra las reformas del gobierno chino porque temen que se acabe el principio de “Un país, dos sistemas”, que se había acordado entre Beijing y Londres con la transferencia de soberanía. Ese acuerdo garantizaba a las personas en el territorio 2047 derechos que no existen en China continental. Parece difícil imaginar que el gobierno realmente escuche las peticiones de los manifestantes y respete ese antiguo pacto con los ingleses. Debido a este conflicto persistente, tus fotografías parecen tomar cada vez más relevancia con el tiempo. ¿Han circulado las ediciones entre los manifestantes o estos libros están más destinadas a un público más amplio?

L.S.: Regresé a Hong Kong para hacer un seguimiento de la ciudad y algunos de sus participantes, y hay un par de librerías que ahora los tienen. Pero es una historia que conocen en esa ciudad mejor de lo que mis fotos pueden describir, así que siento que tienen más importancia afuera, en el resto del mundo.

P.D.F.: ¿Es este un proyecto terminado o le gustaría volver a Hong Kong para ver cómo ha evolucionado la protesta a través del tiempo? Digo esto porque muchos otros lugares pueden convertirse en una fuente de inspiración para usted, no solo en las calles sino también en la Universidad Politécnica de Hong Kong, que se ha convertido en un lugar de resistencia estudiantil. Los mismos estudiantes están utilizando nuevos métodos de resistencia. Vemos que se proyectan láseres al aire para distraer a las cámaras de seguridad y evitar el reconocimiento facial. La sofisticación de las protestas está evolucionando a medida que el gobierno chino utiliza tecnologías altamente desarrolladas para mantener el control de la población y detener a los manifestantes. Es un momento bastante interesante para la práctica documental grabar tales cosas.

L.S.: Esa es la razón por la que decidí regresar y seguir este nuevo capítulo desde adentro nuevamente, tal vez con la intención de publicar algo más en el futuro.

P.D.F.: No hablamos del texto. ¿Qué aportan las palabras de Joshua Wong, uno de los líderes de ese movimiento, a tu libro?

L.S.: Mucho. Es una figura muy valiente y fundamental en este movimiento, y tuve el honor de que él escribiera algo para ello. Las palabras le dan un marco al proyecto que de otra forma no hubiera podido darme.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

P.D.F.: ¿Cuál es el proyecto más reciente en el que has estado trabajando?

L.S.: Durante los últimos 6 años he estado trabajando en una serie de revistas mensuales, siguiendo el ciclo lunar. Y está todo el proyecto sobre Hong Kong, por supuesto, pero esperaré algunos años antes de darlo a conocer.

Texto

“Aunque el Movimiento Paraguas en 2014 no tuvo éxito en su búsqueda del sufragio universal, todavía inspiró pasión y determinación en los corazones de la gente para luchar por la reforma democrática. El Movimiento fue, al mismo tiempo, un recordatorio importante para el mundo de que Hong Kong tiene el potencial de ser el túnel para que China haga una transición y pase del autoritarismo a la libertad. La democratización de Hong Kong es crucial para limitar la expansión del totalitarismo chino.

Varios jóvenes líderes y profesionales del movimiento ingresaron a la legislatura durante las elecciones del Consejo Legislativo de 2016. El éxito del campo pro-democracia nos dio optimismo para seguir defendiendo la democracia en Hong Kong. Sin embargo, el gobierno chino estaba dispuesto a cambiar con fuerza los resultados electorales para para reprimir la democratización dentro del Consejo, eliminando a seis legisladores elegidos democráticamente.

Después de ser expulsado del Consejo Legislativo con mis colegas, el gobierno de Beijing y los secuaces de los ricos se infiltraron en la institución, pervirtiendo la responsabilidad del Consejo de supervisar al ejecutivo. Desde entonces, el partido político Demosistō, al que pertenezco, ha sido agregado a la lista negra del gobierno y tiene prohibido enviar cualquiera de sus candidatos a participar en las elecciones. El gobierno no solo ha impedido que los jóvenes ingresen a la legislatura, sino que también nos ha bloqueado las calles al perseguir, por ejemplo, a los líderes estudiantiles del Movimiento de los Paraguas. Actualmente todavía tenemos dos docenas de presos políticos en la prisión de Hong Kong, y este año fue aún peor, ya que un grupo opositor puede ser clausurado en nombre de la seguridad nacional, Es el primer golpe de fuerza mayor desde la transferencia de soberanía y una manifestación del camino que tomó este país hacia la prohibición y el control de las fiestas.

Nos preocupa que Beijing continúe sobrepasando el poder que les otorga la Ley Básica de Hong Kong e instale aún más artículos legales que serían beneficiosos para el gobierno autoritario, incluyendo la condena por “Incitar a la subversión del poder del Estado”, para que la gente pueda ser incriminada por las palabras que dicen en contra de la administración, como en China continental. Mientras la Ley Básica todavía permita que el gobierno chino interfiera con el estado de derecho de Hong Kong, es posible que la Corte nunca logre verdaderamente la independencia judicial. Es por eso que abogamos por la autodeterminación democrática. La integridad del estatus constitucional y político de Hong Kong debe ser determinada por el pueblo de Hong Kong, y no por el gobierno de Beijing.

Además de la amenaza del derecho a la autonomía de Hong Kong, la situación de los derechos humanos en China continental también se está degradando día a día. El ganador del Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo, fue un caso destacado. Murió en la prisión que el Partido Comunista Chino creó para él. Otro caso que nos llamó la atención fue el de Xinjiang. El gobierno chino tomó medidas extremas en la vigilancia de la ciudad, capturando y encarcelando a millones en campos de concentración. No importa si venimos de Hong Kong, Taiwán, Tíbet o Xinjiang, todos sufrimos bajo el gobierno de Xi Jinping.

Esperamos que la comunidad internacional pueda ver que China se ha convertido en una de las principales causas del declive global de la democracia. La expansión de su agudo poder implicó la fuerte exportación de sus políticas autoritarias, la manipulación y el uso de prácticas de monopolización, a través de las cuales China estaba más que dispuesta a crear conflictos regionales para obtener lo que quiere. La democratización de Hong Kong ha estado luchando por sobrevivir bajo el control de la represión autoritaria de China. Necesitamos que la comunidad internacional continúe prestando atención al problema, que se una a nosotros en la lucha contra el autoritarismo y que se una a los jóvenes de vanguardia para que no se queden solos”.

Joshua Wong, Barricades, Humboldt Books, 2019

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Web
https://www.lelesaveri.com

Biografía

Lele Saveri es fotógrafo, profesor y cofundador del colectivo de medios artísticos 8-Ball Community, nacido en Roma, Italia, en 1980. En su serie fotográfica, Lele Saveri ha expresado su amor por la imagen impresa en un patio de bricolaje creativo. colaboración. Además de publicar libros y comisariar exposiciones y eventos en colaboración con algunos de los artistas contemporáneos más venerados de nuestro tiempo, Lele también ha dirigido algunas galerías y eventos diferentes, incluido el Kiosco, una tienda dedicada a las auto-publicaciones en el sistema de metro de Nueva York. .

El trabajo de Saveri se ha exhibido en galerías e instituciones de todo el mundo, incluido el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el museo de la espuma Ámsterdam, la Fundación Louis Vuitton en París y la Trienal de Milán. Vive en Nueva York desde 2010.

Editores

Humboldt Books
https: //www.humboldtbooks.com/en/book/hong-kong-barricades

Humboldt Books es una editorial especializada en narrativas y experiencias de viajes que realiza proyectos editoriales interdisciplinarios, combinando geografía con literatura, fotografía y arte. La editorial fue fundada en 2012 por Alberto Saibene y Giovanna Silva.

Desde entonces, Humboldt Books colabora con artistas, escritores, fotógrafos, diseñadores y arquitectos internacionales, reuniendo sus historias de viaje, ya sean reales o imaginarias, y relatando estas experiencias a través de una mirada nueva y poco convencional.

Pau Wau Publications
http://www.pauwaupublications.com

Pau Wau Publications es una editorial independiente dedicada a la producción de libros y revistas de edición limitada de fotografía y arte contemporáneo, fundada en 2008 en Brooklyn, Nueva York por el fotógrafo Andreas Laszlo Konrath y el diseñador Brian Paul Lamotte.

Artículos

Macarena Vidal Liy, Hong Kong, chronicle of a rebellion, El País, 12.27.2019
https://elpais.com/elpais/2019/12/23/eps/1577098956_127194.html

What to Know About Hong Kong’s Evolving Protest Movement, The New York Times, 02.07.2019
https://www.nytimes.com/2019/07/02/world/asia/hong-kong-protest-explained.html

Imagen de prensa:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A %d blogueros les gusta esto: